Club deportivo fundación Arcángeles participa del torneo de bolos adaptado en Bogotá

Los bolos llegaron a Colombia a mediados del siglo pasado, y la primera bolera en abrirse al público fue la de San Francisco, en el centro de Bogotá. La única diferencia que existe con la modalidad de bolo convencional, es que los participantes deben competir con las personas de su misma categoría. Gana el que más puntos obtenga y, para B1 se recomienda el uso de una guía.

Catorce deportistas hicieron parte del torneo interclubes disputado en la Unidad deportiva El Salitre en la capital colombiana; donde el club deportivo de la Fundación Arcángeles hizo presencia con dos de nuestras deportistas con discapacidad visual que integran el equipo de esta disciplina: Esperanza Córdoba y Flor Marina Cortes, quienes además hacen parte de la selección Bogotá.

En esta disciplina los deportistas con baja visión o totalmente invidentes son guiados por una estructura que los encamina a su línea y en algunas ocasiones por su entrenador. Los pines están enumerados de una manera específica para que el jugador sepa cómo fue su tiro y poder corregirlo en su siguiente lanzamiento.

Esperanza Córdoba no necesita quien le guíe a su línea ya que ella distingue sombras y como ella misma asegura “aquí uno no necesita ver sino conocer el juego, sentirlo y amarlo”.

Fueron tres los clubes participantes, Raíces, Andercrack y Arcángeles, quienes entregaron todo no para ganar sino para continuar su preparación para futuros torneos nacionales e internacionales.

Herramientas Accesibilidad